martes, enero 08, 2008

Prohibido promover el odio por celular

Una nota que ilustra sobre circunstancias políticas, en primer lugar, pero , asimismo, nos informa sobre el uso extendido del celular y su impacto en la comunicación social, también en sociedades donde podría parecernos un hecho infundado, si nos dejamos llevar por sus índices de pobreza.

La autora, Susana Reynoso, publica en La Nación, un artículo sobre la iniciativa del gobierno de Kenya advirtiendo sobre los mensajes que incitan a la violencia.

Esta semana, cuando en Kenya todo ardía, la periodista norteamericana Susan Linnee recibió, de madrugada, un mensaje de texto en su celular. Era una advertencia oficial: "Es un delito hacer propaganda de odio por el teléfono móvil".
(...)
algunos datos sobre lo ocurrido con los teléfonos celulares ilustran el comportamiento de este flamante medio, que se expande velozmente en Africa. Antes de las elecciones, comentó Linnee, circulaban algunos mensajes de odio tribal.
(...)
En Kenya, más del 90% de la población usa teléfonos móviles con tarjeta prepaga. Cuando estalló el conflicto, dijo Linnee, no había tarjetas por ningún lado. Los pequeños comercios que las venden cerraron o fueron incendiados.

"El papel del móvil es muy importante. No así el de Internet, porque no hay capacidad de banda ancha", dijo la periodista.


Nota completa: Prohibido promover el odio por celular, en La Nación; 06-01-08.

jueves, enero 03, 2008

Crítica a la web 1.0 de Rajoy (PP)

Interesante y crítico artículo de Juan Varela en Periodistas 21.
Una evaluación de la página electoral de Mariano Rajoy, del PP de España, que luce con elementos muy bonitos, pero limitada interactividad real.
Se pregunta el autor del artículo:
¿Se puede gobernar en una democracia de ciudadanos ciborgs cuando no se abre la comunicación a los votantes?
(...)
Mariano llega tarde. Ejerce de político de la imagen al estilo JF Kennedy cuando la hora de una política más participativa va llegando.
Vivimos el debate de cómo será la nueva política: moderna (de principios ilustrados y racionales, habermasiana) o posmoderna (un simulacro donde la propia representación del mundo cambia con su imagen, Rorty, Baudrillard, etc.)
Como dijo Joe Trippi, el revolucionario jefe de campaña de Howard Dean: "No estoy hablando de internet. Ni de ordenadores. Ni de telecomunicaciones. Estoy hablando de la democracia".
En el PP se han quedado en la superficialidad de las herramientas para una nueva imagen.

Vale la pena leer la nota completa: La democracia sorda de Mariano Rajoy