domingo, septiembre 07, 2008

"El gran fenómeno de Facebook invadió la política", según Clarín

Un artículo periodístico que navega por encima de la ola FCBK.
Tiene el mérito de reconocer que la política llegó a las redes sociales, sin embargo, no ahonda en los seguidores de causas, los muros de protesta, la comunicación política, los espacios de debate, las redes específicas, las aplicaciones. Centrado en una lectura en plan "ricos y famosos" de la política, los "amores y odios" (la misma nota esta titulada en tal sentido) que sucitan entre los miembros de las redes.
Tampoco menciona, qué sectores sociales son los que estan más presentes en la misma.
En el texto puede leerse:
"Ya no es indispensable la militancia callejera. No parece necesario pintar paredes o pegar afiches para sumarse a la discusión política en los grupos de Facebook, la más popular de las redes sociales de Internet..."
Seguro que sí, pero, una cosa es dar una opinión o dejar un comentario como hace cualquier individuo en la vida real o material sin que esto suponga mayor compromiso, y otra, diferente, participar o militar en un espacio político, o actuar como ciberactivista, por tanto, la expresión "sumarse a la discusión política", merece, al menos, alguna diferenciación.
Aparte de ello, es un hecho cierto que muchos de los que participan en iniciativas políticas en fcbk, son también y principalmente militantes "analógicos" -basta con reconocer algunos nombres-. Entonces, tampoco es que se trate de un "versus", sino de dos campos, presencial y virtual que pueden complementarse sin rivalizar. Internet potencia, a la vez que es un campo en sí.
De todos modos, la nota no se proponía avanzar por este lado. Esperemos que en el futuro haya lugar para un artículo con mayor perspectiva reflexiva.

Nota completa: Los amores y odios en las redes de Internet para Cristina, Carrió y Macri.

1 comentario:

Renovación Nacional dijo...

A veces me da un poco de miedo, la manera en que se esta utilizando facebook - y otras herramientas sociales - en cuanto, se esta saturando la red de demasiados grupos, perfiles, páginas, etc.; que a ratos más parecen spammers que otra cosa.

Si utilizamos estas herramientas con moderación y esquematizadamente, creo que el provecho puede ser el adecuado.