martes, junio 22, 2010

Twitterpolítica Argenta

¿Hay un estilo de twittear local de los políticos, en este caso, argentinos?

Al parecer, sí lo hay. En esta nota de Nicolás Lantos, publicada en Página 12, que lleva por título "Los Twitteros", se baraja tal idea. Y se dan muestras para justificar el aserto.
"De todas las herramientas que ofrece Internet, hoy en día Twitter es la que les resulta más atractiva. Luego de entrar en este mundo de la mano de los blogs y aprender a sacarle jugo mediante Facebook, esta red de microblogging, que permite publicar solamente mensajes breves, se volvió la favorita de la clase dirigente argentina, y hoy en día no hay casi ninguna figura importante, desde Eduardo Duhalde hasta Pino Solanas, desde Aníbal Fernández hasta Margarita Stolbizer, que no eche mano a esta herramienta."


Sin embargo, parece que también allí encontramos diferencias de uso:

"Claro que la relación que tienen con Twitter no es la misma en todos los casos. Están los que utilizan su cuenta de forma personal y no se despegan de su smartphone para estar online durante las 24 horas del día, exponiendo no sólo sus actividades políticas sino también parte de su rutina, e incluso animándose a hacer comentarios sobre temas tan disímiles como los partidos de la selección o una obra de teatro a la que hayan asistido. Otros la utilizan de forma más mesurada, acotándose sólo a su rutina oficial, y algunos directamente dejan reposar esta responsabilidad en sus colaboradores, transformando su cuenta meramente en una cartelera online a la vista de todo el mundo."

En nuestra opinión, ciertamente, hay un modo de uso muy propio, y proponemos algunas razones -seguramente no las únicas- para que ello suceda.

*) Él vértigo de la política argentina,
*) La disponibilidad de smartphones entre los políticos,
*) La escasez de tiempo que permite tipear 140 carecteres, pero no 1400,
*) No hay necesidad de contar con un equipo de comunicación 2.0,
*) No se acumulan comentarios -a la manera de fcbk- que requieran de respuesta,
*) La articulación celular-web y su alta capacidad de replicación.

Desde luego, el uso de Twitter no cubre las necesidades comunicativas 2.0 de un político en tanto candidato, que, requiere de herramientas complementarias a la espera de activación, sea Fabebbok, Youtube; blogs; etc.
Pero el uso de Twitter es un dato, probablemente, de una carrera que esta pronta a comenzar.

De todos modos, una vez más, insistimos, se trata de articular los diferentes modos de comunicación, nuevos y tradicionales; y, en su caso, de hacer campaña, con nuevas herramientas, sin dejar de lado las clásicas: el trabajo en el territorio, la calle, y el mano a mano (aún en tiempo de redes).

Otros textos /artículos de interés:
Twitter y medición, ponéle; del blog Mide / No Mide, de Nicolás Tereschuk; 07-07-10.
Las estrategias políticas en Twitter; Lucrecia Bullrich, en La Nación; 11-07-10.

Actualización: Por qué Timerman es fanático de Twitter; La Nación; 30-07-10.

No hay comentarios.: